Inicio     Clima

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
   
   
  Conservatorianos No. 10 (noviembre-diciembre) 2006
 

Conservatorianos conmemora el XC aniversario de su nacimiento

 UBERTO ZANOLLI

(1917-1994)


 GIACOMO FACCO

(1676-1753)


 

 

Orquesta Sinfónica Nacional

 

 

Orquesta Filarmónica de la UNAM

 

Cartelera UNAM

 

 

Orquesta Sinfónica de Minería

 

Sugiere un sitio

 

 

Universo de El Búho

 

Junio de 2007

Peritaje * Registro de obras * Defensoría jurídica autoral

 

Arte y Cultura Digital: Diseño editorial * Multimedios * Web * Hospedaje * Registro de derechos de autor y marcas

 

* * * NUEVO * * *

Digitalización de documentos

 


Fondo sonoro:

 

Sobre las olas

del músico conservatoriano mexicano

Juventino Rosas

(Fragmento)

 

Elaboración orquestal de Uberto Zanolli

 

Orquesta de Cámara de la Escuela Nacional Preparatoria -UNAM (1987)

 

         

 
  Realidades y perspectivas

 

La enseñanza de la música en Portugal hacia finales del siglo XIX

 

Carlos Alberto Fernandes Gomes

 

Adentrado el siglo XVIII, la enseñanza de la música en Portugal fue esencialmente atendida por la esfera de la Iglesia, no obstante que a este aspecto es necesario hacer una distinción entre la enseñanza de la música práctica, ofrecida en las catedrales, y la enseñanza de la música teórica que se enseñó desde la Edad Media en las universidades y que era una de las siete artes liberales1. Éste fue el caso portugués donde, en 1290, el rey D. Dinis (1261 - †1325) oficializa, después de las diligencias hechas junto al Papa en Roma, el Estudio General de Lisboa, dando así origen a la primera universidad del reino que daba cabida a la enseñanza de la música. Sin embargo, la enseñanza brindada en el Estudio General de Lisboa fue casi siempre bastante deficitaria, en comparación con la de otras universidades europeas, de modo que la enseñanza de la música teórica no fue la excepción a esta regla.

Por cuanto a la enseñanza de la música práctica, ésta tuvo un desarrollo tardío en Portugal, toda vez que la práctica de la música polifónica exigía elevados gastos en relación a los que la capilla real y la capilla de infantes estarían en condiciones de soportar. Surgen así, tardíamente, diversas escuelas de música asociadas a las Catedrales de Évora, Elvas, Portalegre, Braga y do Porto, de las que la escuela catedralicia de música de Évora desempeñará un papel destacado a lo largo del siglo XVI.

Con todo, no siempre el papel de la Iglesia fue positivo para el desarrollo de la enseñanza de la música en Portugal. En este ámbito, no sólo se ubica la tendencia más general del movimiento de regreso al ideal ascético iniciado por las órdenes de Cluny y del Cister durante el siglo XII, sino también el papel desempeñado por la Compañía de Jesús, fundada en 1534 por Ignacio de Loyola, cuya acción se situó más al nivel de una propuesta didáctica, que recurría a la música más como forma de alcanzar sus propios fines, que como medio para promover una educación musical efectiva.

Otro momento importante para la enseñanza de la música en Portugal, entre los finales del siglo XVI y la primera mitad del siglo XVII, es la fundación del Colegio de los Reyes, en Vila Viçosa, a expensas de D. Teodosio II (1568 - †1630), séptimo duque de Bragança y padre del futuro rey D. João IV (1604 - †1662). A este propósito, Luís de Freitas Branco refiere que “la mayor gloria cultural de D. João IV (...) fue (...) la organización, dotación y catalogación de la monumental Biblioteca de Música” (Branco, 1953: 21), constituida por un valioso legado dejado en testamento por D. Teodósio II a su hijo. No obstante haber atendido este reservorio bibliográfico, llevado a la Biblioteca Real, en Lisboa, después de la restauración de la independencia nacional en 16402, éste acabó par destruirse completamente con el terremoto ocurrido el 1º de noviembre de 1755, que devastó gran parte de la ciudad de Lisboa, habiendo destruido aproximadamente diez mil edificios y provocando aproximadamente doce mil muertes (Saraiva, 1998: 254).

A pesar de haber jugado en el siglo XVIII el rey D. João V (1689 - †1750) un papel bastante importante para el desarrollo del gusto operístico en Portugal, al impulsar a sus expensas a los músicos a que fueran a estudiar a Italia, y de haber creado la Escuela de Música en Patriarcal (Cruz, 1985: 210), tras la revolución liberal de 1834, la enseñanza de la música práctica en Portugal permanecerá fundamentalmente en manos de la Iglesia. De hecho, sólo después de la extinción del Seminario del Patriarcal, en 1834, es que por Decreto del 5 de mayo de 1835 se crea en Lisboa el primer Conservatorio de Música, disponiendo así el referido decreto:

Queriendo promover el arte de la música, y hacer aprovechar los talentos que para ella aparecen, principalmente en gran número de huérfanos que se educan en la Casa Pía: He tenido a bien Decretar que el Seminario de la extinta Iglesia Patriarcal sea substituido por un Conservatorio de Música, que se establecerá en la referida Casa Pía bajo él Reglamento siguiente:

Artículo 1° Habrá en la Casa Pía de esta Capital un Conservatorio de Música que tendrá las clases siguientes: Primera de Preparatorios y rudimentos; Segunda de Instrumentos de Latón; Tercera de Instrumentos de Caña; Cuarta de Instrumentos de Cuerda; Quinta de Orquesta; Sexta de Canto. (...).

Artículo 3° Dentro del Conservatorio referido habrá una Escuela de doce a veinte estudiantes pobres, sustentada por el establecimiento: Entrarán en ella con preferencia los que en el Seminario estuvieren más adelantados.

Artículo 4° Además de estos estudiantes serán admitidos los huérfanos y huérfanas de la Casa Pía, cuyo talento y disposición sea reconocido, así como los estudiantes del Colegio augusto.

Artículo 5° Admítense también alumnos pensionistas, los que pagarán doce mil reales por mes.

Artículo 6° Las clases del Conservatorio serán públicas y gratuitas para estudiantes externos de uno y otro sexo.

Artículo 7° En las clases del Conservatorio se enseñará la música propia de los Oficios Divinos, y la profana, incluyendo el estudio de las piezas del Teatro Italiano. (...)

Art. 9° La Dirección del Conservatorio de Música está encargada, en la parte instructiva, a João Domingos Bomtempo3 (...)

Art. 10° La primera clase del Conservatoio será regida por José Teodoro Higinio da Silva, Mester de Casa Pía; la segunda por Francisco Hukenbuk; la tercera por José Avelino Canonjía; la cuarte por JoãoJordano; la quinta por el presbítero José Marques, y la sexta por Antonio José Soares, todos los cuales tendán los mismos emolumentos, que percibían en el extinto Seminario. (...)}

El Consejero de Estado, Ministro y Secretario de Estado de los Negocios del Reino, lo tenga así entendido, para hacer ejecutar. Palacio de las Necesidades, en cinco de Mayo de mil ochocientos treinta y cinco.- REINA.- Agostinho José Freira.

Sin embargo, no se sabe con certeza si este Conservatorio comenzó a funcionar desde entonces, siendo que el Decreto del 15 de Noviembre de 1836, al crear en Lisboa el Conservatorio General de Arte Dramático, procede según los términos de su artículo 3º, a la integración del Conservatorio de Música, erigido en Casa Pía por el Decreto de 5 de Mayo de 1835, en el Conservatorio General de Arte Dramático ahora creado, estipulando que este último "... está dividido en tres Escuelas, a saber: 1º la Escuela Dramática, propiamente dicha o de Declamación; 2ª la Escuela de Música; 3ª la Escuela de Danza, Mímica y Gimnasia especial" (decreto de 15 de noviembre de 1836, artículos 2º y 3º).

La situación vivida en estos primeros años estuvo bastante convulsionada, llegando también "... a surgir una corriente de opinión en el sentido de extinguir al Conservatorio por aquello que se considera son elevadas cuantías aplicadas y flacos resultados presentados" (D'Averlanga, 1993: 98). Este estado de cosas va a ser realmente alterado a partir de la nominación, por Decreto de 4 de Julio de 1840, de D. Fernando, marido de la reina D. María II (1819 - †1853) y príncipe de Saxe-Coburgo-Gotha, para la presidencia honoraria de este Conservatorio, que empieza a partir de esta fecha a ser designado como Conservatorio Real de Lisboa.

Durante todo el siglo XIX vamos a encontrar un conjunto de refomas y contra-reformas, dictadas más a veces por imperativos económicos que por necesidades pedagógicas. La primera de estas reformas, instituida por Decreto de 27 de Mayo de 1839, da cumplimiento a lo dispuesto en el artículo 7° del Decreto de 15 de Noviembre de 1836, siendo que su artículo 24 establece que:

La escuela de música consta de las doce clases siguientes: 1ª de Contrapunto y Composición; 2ª de Piano, Armonía y sus accesorias; 4ª de Canto para el sexo femenino; 5ª de Canto para el sexo masculino; 6ª de Violín y Viola; 7ª de Violoncello y Contrabajo; 8ª de Flauta y Flautín; 9ª de Clarinete y Corno Bajo; 10ª de Oboe, de Corno Inglés, de Fagot; 11ª de Trompeta, de Clarín, de Trombón; 12ª de Rudimentos, de Preparatorios y de Solfeos.

Ya en la segunda mitad del siglo XIX, el Decreto de 29 de Diciembre de 1869, con el objeto expreso de reducir el gasto público, va a suprimir la Escuela de Danza creada por el Decreto de 15 de Noviembre de 1836, refiriendo, sin embargo, que "sería grave error abandonar a la industria particular la enseñanza del arte dramático y de la música" (Decreto de 29 de diciembre de 1869: preámbulo).

De todas formas, va a haber una reducción de dos cursos impartidos en la escuela de música del Conservatorio Real de Lisboa, al ser extinguida la materia de Arpa, así como la diferenciación entre Canto para el sexo femenino y Canto para el sexo masculino, enseñándose los siguientes cursos: "... de rudimentos y solfeo, de canto, de piano, violín y viola, violoncello y contrabajo, flauta y flautín, instrumentos de caña, instrumentos de metal, de armonía, melodía y contrapunto" (Decreto del 29 de diciembre de 1869, art. 6°).

En 1887, el rey D. Luis (1838 - †1889) promulga el 25 de Agosto una Carta de Ley autorizando al gobierno "... a reformar el Conservatorio Real de Lisboa, desarrollando y regulando mejor la enseñanza de la música, aumentando la ordenanza de sus profesores y suprimiendo la transformación de la escuela de arte dramático" (Carta de Ley de 25 de agosto de 1887, art. 1º), siendo consecuencia de ésta los Decretos de 6 de Diciembre de 1888 y de 29 de Mayo de 1890 que reforman el curriculum de la escuela de música de este Conservatorio. Simultáneamente, es con el Decreto de 20 de Mayo de 1890 que aparecen las primeras referencias legales de las duraciones de los diversos cursos y disciplinas musicales enseñados por el Conservatorio Real de Lisboa, conforme lo indicado en la ilustración no. 1.

Paralelamente a los cursos y disciplinas aquí mencionados, el Decreto de 20 de Marzo de 1890 todavía hará una mención expresa a la enseñanza de otras clases anexas, previendo, de esta forma, la existencia de clases de "Ejercicios colectivos" y de "Lengua italiana" (Decreto de 20 de marzo de 1890, art. 9°)

Al final de la última década del siglo XIX, el Conservatorio Real de Lisboa sufre una nueva reforma a través de los Decretos de 13 de Enero de 1898 y de 28 de Julio de 1898, al transformarse el plan de estudios y la enseñanza de las disciplinas musicales según lo descrito en la ilustración 2.

A la par de estos cursos y disciplinas, y a semejanza de lo que se encontraba previsto por el Decreto de 20 de Marzo de 1890, serán también enseñadas las materias de "... cuarteto de cuerda y música de cámara, música de orquesta, canto coral, historia de la música y literatura musical", así como "... lengua italiana" (Decreto de 13 de Enero de 1898, artículo 3º, § 2º y § 3º). El artículo 4º del Decreto del 13 de Enero de 1898 también estipulará un conjunto de reglas relativas a la secuenciación y a los ritmos de frecuencia de los cursos y disciplinas impartidos por este Conservatorio:

§1º. El estudio de la historia de la música y de la literatura musical es obligatorio para todos los alumnos de los cursos superiores y especiales.

§2º. El primero y segundo cursos de armonía serán obligatorios para todos los alumnos de los diferentes cursos superiores de instrumentos, no teniendo esos alumnos derecho a los respectivos diplomas sin la aprobación en los dos exámenes de los primeros años de armonía.

§3ª. La frecuencia de la clase de cuarteto de cuerda y música de cámara es obligatoria para los alumnos de los cursos superiores de las clases de violín, viola, violoncello y contrabajo.

§4ª. La frecuencia de la clase de música de orquesta es obligatoria para los alumnos de las materias de instrumentos, cuyas aptitudes les permitan frecuentar esta clase con aprovechamiento.

§5ª. La clase de canto coral es frecuentada por los alumnos que tengan concluido el curso elemental.

En el próximo número abordaremos la evolución histórico-institucional del Conservatoio Real de Lisboa desde el inicio del siglo XX hasta los inicios de los años 70. La importancia de investigar este Conservatorio para el estudio de la historia de la enseñanza especializada de música en Portugal, es que este Conservatorio se constituye, hacia los años 70, como una referencia para los restantes Conservatorios y Academias de música que fueron surgiendo un poco por todo el país. Este es el caso del Conservatorio de Música de do Porto, creado en la sesión de la Cámara Municipal de esta ciudad el 1º de Enero de 1917, en que sus estatutos quedaron subordinados a los del Conservatorio Nacional de Música en Lisboa, sucesor del Conservatorio Real de Lisboa, después de la implantación de la primera república el 5 de octubre de 1910, así como es el caso de la Academia de Aficionados de Música, fundada en Lisboa en las últimas décadas del siglo XIX como resultado de la iniciativa privada.

NOTAS:

1. Las universidades medievales institucionalizaron la noción de jerarquía del conocimiento, en una tradición heredada de la antigüedad clásica. Las artes liberales se distribuyeron en tres disciplinas verbales o trivium, constituido por la Gramática, la Retórica y la Lógica, y por cuatro disciplinas matemáticas o quadrivium, constituido por la Aritmética, la Geometría, la Astronomía y la Música.

2. En 1580, Felipe II (1578-1621), rey de España, asume la sucesión dinástica de la familia real portuguesa. La independencia nacional es restaurada con la revuelta del 1º de Diciembre de 1640. la aclamación de D. João IV como rey de Portugal es realizada quince días más tarde.

3. João Domingos Bomtempo, nacido en Lisboa el 28 de Diciembre de 1775, es hijo de un oboísta italiano y de una portuguesa. Realizó sus primeros estudios musicales con su padre, ingresando más tarde al Seminario Patriarcal de Lisboa. Habiendo tenido gran notoriedad como pianista y como compositor, muere el 18 de agosto de 1842.

BIBLIOGRAFIA

Branco, L. F. (1953). A música e a casa de Bragança. Lisboa: Fundação da Casa de Bragança.

Cruz, I. (1985). O que fiz e o que não fiz. Lisboa: Autor.

D'Alverenga, J. P. (1993). João Domingos Bomtempo. Lisboa: Instituto da Biblioteca Nacional e do Livro.

Gomes, C. (2000). Contributos para o estudo do ensino especializado de música em Portugal. Memória Final do CESE em Direcção Pedagógica e Administração Escolar, Escola Superior de Educação Jean Piaget, Almada.

Saraiva, J. H. (1998). História de Portugal (5.ª ed.). Lisboa: Publicações Europa-América.


CARLOS ALBERTO FERNANDES GOMES

Licenciado en Composición Musical por la Escuela Superior de Música de Lisboa. Recientemente realizó el Curso de Estudios Superiores Especializados en Pedagogía y Administración Escolar (Dirección Pedagógica y Administración Escolar) a nivel posgrado. Desde 1996 es maestro de análisis musical y composición en la Escuela de Música del Conservatorio Nacional de Lisboa.

 

 

conservatorianos@hotmail.com